viernes, 27 de noviembre de 2009

¿Qué es la Reflexología?

La reflexología es una técnica oriental milenaria que ayuda a equilibrar el nivel energético corporal, estimulando el propio mecanismo de autocuración del cuerpo.

¿Cómo funciona?
Para hablar de reflexología, lo primero que tenemos que entender es que todos los órganos de nuestro cuerpo se encuentran conectados con el cerebro y la columna vertebral a través de los nervios, los cuales tienen sus terminaciones en manos y pies.
Ahora, cuando algún órgano de nuestro cuerpo no funciona bien, en las terminaciones nerviosas de los pies que corresponden a esos órganos, se forman pequeños gránulos (es decir, depósitos cristalinos de ácido úrico y calcio), que no permiten que la energía fluya adecuadamente por las terminales.
Al estimular el pie con masaje y presión, los gránulos se sueltan y se desintegran (son reabsorbidos por el torrente sanguíneo y expulsados por la orina). Entonces, todo el nervio y sus órganos relacionados pueden trabajar en buenas condiciones.

Masaje de puntos clave
Antes de comenzar la terapia, es conveniente darse un baño de pies con agua caliente. Séquelos suavemente, y luego, frótelos con aceite emulsionado.
Dé un masaje a la planta de los pies. Haga algunas rotaciones de tobillos y dedos. Estire y doble ligeramente los dedos, así, la sangre podrá fluir mejor.

Tratamiento en puntos específicos
Para calmar y regenerar el sistema nervioso. Con el pulgar y el índice, apriete los bordes exteriores de los pies, desde el talón hasta el dedo pequeño.
Hemorroides. Dé un masaje a los talones.
Para aliviar un cerebro cansado. Apriete y dé un masaje a cada uno de los dedos de los pies. Comience por el pequeño, y termine con el gordo.
Para beneficiar órganos reproductores. Dé un masaje alrededor de ambos tobillos de cada pie.
Para beneficiar las glándulas suprarrenales, próstata y útero. Con el pulgar y el índice, dé un masaje al tendón de Aquiles, apretándolo a lo largo. Recorra toda la superficie de los pies para localizar las arenillas y dé un masaje sobre ellas. En los
planos de los pies, indentifique las zonas que corresponden a cada órgano, y dé un masaje donde se estén endurecidos.
La duración de los masajes es de medio minuto a un minuto por punto, con un total de 10 o 15 minutos por pie completo.
Si después del masaje tiene que caminar o salir, cubra los pies con unas calcetas para evitar los enfriamientos.


El mapa del pie
A través de los pies podemos conocer nuestro estado de salud, porque en ellos se encuentran representados todos los órganos del cuerpo. Y si los masajeamos, podemos aliviarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario